Buscar
  • Gustavo Ruiz

Mantenimiento de Calderas industriales ¿Cuánto alarga su vida útil?


El mantenimiento de calderas industriales es fundamental para garantizar la máxima eficiencia y seguridad en tus instalaciones. La vida útil normal de una caldera de vapor es de 20 a 30 años, siempre que se apliquen las rutinas de cuidado y mantenimiento adecuados al agua de alimentación y al interior de la caldera.


Debido a que los problemas de las calderas generalmente ocurren durante un largo período de tiempo, el mantenimiento preventivo es de gran ayuda para mantener tu caldera de vapor en funcionamiento y evitar fallas catastróficas.


Considerando su amplio uso, es necesario que los dueños de negocios mantengan sus calderas funcionando a un nivel óptimo. Una caldera dañada en medio de un día de trabajo sería, en el peor de los casos, un peligro para la seguridad de tus empleados y clientes.


Por otro lado, también comprometería tus operaciones, posiblemente afectando tus ingresos y reputación. La mejor manera de asegurarse de que tus calderas continúen funcionando sin interrupciones es programar y seguir un mantenimiento regular.


¿Cuáles son las señales para darle mantenimiento a tu caldera?



Un aumento en las facturas de gas


Una caldera ineficiente consumirá más combustible, lo que le dará a la empresa un aumento constante en las facturas de gas. La mayoría de los propietarios, sin embargo, optan por cambiar de proveedor de gas sin considerar al principio que sea un problema de caldera.


Ruidos


No se deben ignorar los ruidos nunca antes escuchados. Los ruidos inusuales incluyen zumbidos, tictac o chasquidos. Ten en cuenta que un entorno comercial ajetreado ahogaría estos ruidos, una posible señal de advertencia temprana que podría perderse.




¿En qué consta un mantenimiento general de calderas?


Mantenimiento general: Siempre busca fugas en las conexiones de vapor, agua y combustible. No permitas que estas conexiones se queden con estas fugas durante un período de tiempo prolongado. La acción del fluido que se escapa puede hacer que las superficies de sellado se erosionen.


Las fugas deben repararse en el momento en el que se detecten. Comprueba regularmente el apriete de los tornillos de ajuste, tuercas, tornillos de fijación de las poleas, empaquetaduras de válvulas y otros accesorios.


También inspecciona semanalmente los prensaestopas de la bomba de circulación o de alimentación de la caldera. Las tuercas del casquillo deben apretarse solo lo suficiente para evitar fugas excesivas. Sin embargo, es tolerable una fuga de unas pocas gotas por minuto para evitar que se seque el empaque y se raye el eje. Aunque si la bomba tiene un sello mecánico, no debería tener ninguna fuga.


Limpiar los tubos de fuego: Revisa el lado del fuego de los tubos la primera vez que laves la caldera. Los tubos pueden tener depósitos de hollín como resultado de una combustión incompleta. Si los tubos tienen hollín, deben limpiarse. Para limpiar los tubos del hollín abre las puertas delantera y trasera y cepilla los tubos desde cualquier extremo.


Debes quitar todo el hollín suelto y las acumulaciones. Recuerda siempre cubrir el marco de las puertas con grafito y aceite o un compuesto anticongelante antes de cerrar las puertas. Esto facilitará su apertura para futuras limpiezas.


Lavar la caldera: Aproximadamente, después de los primeros tres meses de funcionamiento, las calderas nuevas deben apagarse, drenarse, abrirse y enjuagarse con una manguera de alta presión e inspeccionarse. A partir de entonces, este procedimiento debe repetirse con la frecuencia que lo requieran las condiciones.


Los tubos y placas de tubos deben revisarse para detectar formación de incrustaciones y picaduras. Esta inspección mostrará la efectividad del tratamiento del agua.


Lubricar la caldera: Los motores de bombas y ventiladores pueden estar equipados con cojinetes prelubricados, cojinetes sellados o cojinetes de bolas estándar. Dependiendo del tipo de caldera, puede haber bombas de combustible, bombas de agua de reposición, bombas de circulación y ventiladores de aire fresco, cada uno con un motor y una transmisión individuales que pueden requerir lubricación.


Los amortiguadores de aire fresco también pueden requerir lubricación. Los cojinetes estándar normalmente requieren lubricación una vez al año. Siga las recomendaciones del fabricante en cuanto a la frecuencia de lubricación y lubricante necesarios.



Más de 30 años de experiencia innovando y desarrollando nuevas tecnologías respaldan a Cypros - Calderas y Proyectos, dale mantenimiendo a tus calderas. ¡Consulta más información aquí!

19 vistas0 comentarios

CYPROS / Calderas y Proyectos © 2020.